fbpx
Segmentos

La visita del sol naciente

“Aunque nuestra luz no sea propia, podemos alumbrar y brillar en la medida en que reflejemos con éxito la luz que proviene de Dios”

La Biblia recurre a drásticos y gráficos contrastes para indicarnos dónde nos encontramos en relación con Dios y la realidad de las cosas. Uno de estos contrastes es el existente entre las tinieblas y la luz. El estado general del mundo es de tinieblas, al punto que los profetas describieron el advenimiento de Cristo como la irrupción irresistible de la luz en medio de las tinieblas, disipándola y haciéndola desaparecer a su paso. Así lo ratificó el sacerdote Zacarías en el himno conocido como el Benedictus en el cual, bajo la inspiración del Espíritu Santo, se refirió con estas palabras, entre otras, al inminente nacimiento de Cristo: “gracias a la entrañable misericordia de nuestro Dios. Así nos visitará desde el cielo el sol naciente, para dar luz a los que viven en tinieblas, en la más terrible oscuridad, para guiar nuestros pasos por la senda de la paz»” (Lucas 1:78-79). Y también el apóstol y evangelista Mateo al confirmar que Cristo había venido a dar cumplimiento a la profecía de Isaías: “«Tierra de Zabulón y tierra de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles; el pueblo que habitaba en la oscuridad ha visto una gran luz; sobre los que vivían en densas tinieblas la luz ha resplandecido»” (Mateo 4:15-17). Así, pues, el único modo de estar en la luz y escapar de las tinieblas que se ciernen sobre el mundo es yendo en pos de Cristo para poder ver de nuevo, y escapar de este modo de las tinieblas que nos ciegan, iluminando de paso a otros con Su luz reflejada en nosotros, pues: “… -Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12)

Arturo Rojas

Cristiano por la gracia de Dios, ministro del evangelio por convicción y apologista por vocación. Estoy casado con Deisy y tengo dos hijos: Mateo y María José. Hice estudios en el Instituto Bíblico Integral de Casa Sobre la Roca y me licencié en teología por la Facultad de Estudios Teológicos y Pastorales de la Iglesia Anglicana y de Logos Christian College. Cursé enseguida una maestría en Divinidades y estudios teológicos en Laud Hall Seminary y, posteriormente, fui honrado con un doctorado honorario por Logos Christian College.

Deja tu comentario

Clic aquí para dejar tu opinión