fbpx
Segmentos

Imponiendo deberes y reclamando derechos

“Imponer deberes a otros sin cumplirlos nosotros o reclamar derechos sin garantizarlos a otros es condenable fariseísmo”

El Señor Jesucristo denunció la incongruencia de los fariseos al no “rajar, ni prestar el hacha”, censurándolos debido a que: “Atan cargas pesadas y las ponen sobre la espalda de los demás, pero ellos mismos no están dispuestos a mover ni un dedo para levantarlas…» ¡Ay de ustedes, expertos en la ley!, porque se han adueñado de la llave del conocimiento. Ustedes mismos no han entrado, y a los que querían entrar les han cerrado el paso” (Mateo 23:4; Lucas 11:52). Esta actitud es la que se encuentra en la raíz de la crisis de responsabilidad que vive el mundo actual, por la cual los padres de familia y los dirigentes civiles y religiosos imponen deberes sobre sus hijos, sus gobernados o sus seguidores, sin brindarles el ejemplo ni garantizarles el ejercicio de los derechos necesarios para el cumplimiento de esos mismos deberes, mientras que ellos a su vez reclaman derechos sin cumplir deberes. Terminamos así exigiendo fruto donde ni siquiera hemos sembrado o incluso, donde hemos esterilizado previamente, lamentando, por ejemplo, el estado del mundo que le vamos a dejar a nuestros hijos, sin reparar primero en qué clase de hijos le vamos a dejar al mundo. Ya lo dijo C. S. Lewis: “Hacemos hombres sin pecho y esperamos de ellos virtud y carácter emprendedor… Castramos y pedimos a los eunucos que fructifiquen”. Para salvar nuestra responsabilidad en este cuadro, debemos, pues, a semejanza de lo que Dios hace con nosotros, otorgar antes de pedir y sembrar para poder cosechar, pues Dios nunca nos ordena algo para lo cual no nos ha dado antes los recursos y medios para cumplirlo.

Arturo Rojas

Cristiano por la gracia de Dios, ministro del evangelio por convicción y apologista por vocación. Estoy casado con Deisy y tengo dos hijos: Mateo y María José. Hice estudios en el Instituto Bíblico Integral de Casa Sobre la Roca y me licencié en teología por la Facultad de Estudios Teológicos y Pastorales de la Iglesia Anglicana y de Logos Christian College. Cursé enseguida una maestría en Divinidades y estudios teológicos en Laud Hall Seminary y, posteriormente, fui honrado con un doctorado honorario por Logos Christian College.

Deja tu comentario

Clic aquí para dejar tu opinión