fbpx
Segmentos

Aunque no acudan a Su convocatoria

“El carácter irrevocable de la elección y el llamado que Dios hace a sus escogidos es tal que no los desecha, aunque ellos no acudan a Su convocatoria”

La Biblia afirma de muchas maneras que, en último término, es Dios Quien nos elige a nosotros y no nosotros quienes lo elegimos a Él. Sin embargo, Dios nunca fuerza nuestra respuesta a su elección para que la correspondamos mediante nuestra fe en Él, sino que es paciente y, por decirlo así, nos corteja garantizando de este modo que, aunque nuestra respuesta a su elección sea libre, tarde o temprano será favorable a ella y nos rendiremos a Él de buen grado. Los dos ancianos de Israel que por alguna razón no acudieron a la convocatoria, sino que permanecieron en el campamento, habiendo sido de todos modos elegidos previamente, no fueron sin embargo discriminados por Dios a la hora de derramar su Espíritu sobre ellos: “Dos de los ancianos se habían quedado en el campamento. Uno se llamaba Eldad y el otro Medad. Aunque habían sido elegidos, no acudieron a la Tienda de reunión. Sin embargo, el Espíritu descansó sobre ellos y se pusieron a profetizar dentro del campamento” (Números 11:26). Porque Dios nos persuade y nos convence en medio de nuestras eventuales resistencias a su llamado y apelaciones, pero nunca nos obliga ni impone Su poder sobre nuestra voluntad. De cualquier modo, una vez nos elige, no desiste de su elección y se asegurará finalmente de que nosotros nos rindamos a Él, no por la fuerza, sino por el poder de convicción que la verdad posee, desmontando nuestros frágiles, engañosos, precarios e insuficientes mecanismos para no aceptarla y mantener así nuestra pretendida y autodestructiva autonomía respecto de Él  

Arturo Rojas

Cristiano por la gracia de Dios, ministro del evangelio por convicción y apologista por vocación. Hice estudios en el Instituto Bíblico Integral de Casa Sobre la Roca y me licencié en teología por la Facultad de Estudios Teológicos y Pastorales de la Iglesia Anglicana y de Logos Christian College. Cursé enseguida una maestría en Divinidades y estudios teológicos en Laud Hall Seminary y, posteriormente, fui honrado con un doctorado honorario por Logos Christian College.

Deja tu comentario

Clic aquí para dejar tu opinión