fbpx
Segmentos

Contado entre los transgresores

“Cristo se sometió a ser contado entre los transgresores para que captemos que lo que en verdad cuenta es nuestra fe”

El verbo “contar” significa, entre otros, enumerar uno por uno los objetos o los grupos de objetos de un conjunto para determinar su cantidad. Pero también significa considerar una cosa más o menos importante o imprescindible. En el primer sentido, Cristo, el Unigénito Hijo de Dios, se sometió a la humillación de ser contado como un hombre más entre los hombres y más exactamente, como uno más de la totalidad de seres humanos que hemos transgredido sus preceptos y mandamientos, haciéndonos así justamente merecedores de la muerte; pues Cristo padeció sin merecerlo la sentencia reservada para los transgresores y criminales. Pero como resultado de su voluntario e inmerecido sacrificio expiatorio, sustituyéndonos a todos y cada uno de nosotros en la cruz, no sólo fue exaltado hasta lo sumo en la resurrección, sino que estableció para nosotros el único camino seguro para volver a Dios, que no es otro que la fe y la confianza en Él, lo único que Dios tomará en cuenta, entonces, −en el segundo sentido ya señalado arriba para este verbo− a la hora de comparecer ante Él para ser juzgados y absueltos en el tribunal divino. Se entienden así bien las siguientes declaraciones bíblicas: “Por lo tanto, le daré un puesto entre los grandes, y repartirá el botín con los fuertes, porque derramó su vida hasta la muerte, y fue contado entre los transgresores. Cargó con el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores… sino también para nosotros. Dios tomará en cuenta nuestra fe como justicia, pues creemos en aquel que levantó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor” (Isaías 53:12; Romanos 4:24)

Arturo Rojas

Cristiano por la gracia de Dios, ministro del evangelio por convicción y apologista por vocación. Estoy casado con Deisy y tengo dos hijos: Mateo y María José. Hice estudios en el Instituto Bíblico Integral de Casa Sobre la Roca y me licencié en teología por la Facultad de Estudios Teológicos y Pastorales de la Iglesia Anglicana y de Logos Christian College. Cursé enseguida una maestría en Divinidades y estudios teológicos en Laud Hall Seminary y, posteriormente, fui honrado con un doctorado honorario por Logos Christian College.

Deja tu comentario

Clic aquí para dejar tu opinión